sábado, enero 10

Tradecir

Yo me despierto(pero no es que me despierto de verdad, sino que tomo la acción de despertarme)
porque vos te despertás (pero no es que te despiertes de verdad, porque vos no dormiste nunca) y porque estoy convencida ( y con eso quiero decir que la idea no me satisface del todo pero no se me ocurre de qué otra manera pueden ser las cosas) de que si no me dejo madrugar no voy a aprender nada.
Con toda la garganta (y lo que la garganta implica) quiero decir “ésta soy yo” ( ésta soy yo con lagañas, ésta soy yo sin pantalones y con la cara hinchada, transpirada, ésta soy yo rota y sucia ésta...) Pero escupo.
Escupo y miro por la ventana (mirar por la ventana significa que intento ponerme en contacto con las cosas, aunque casi nunca lo logro y entonces lloro un llanto deforme y agresivo porque me aplasta la idea de que ninguna cosa me quiere rascar la panza mientras duermo) Miro con los pulmones apretados el afuera (El afuera significa diez de los míos queriendo decir “éste soy yo” pero escupiendo y asomándose a las ventanas, convencidos de que si no se dejan madrugar no aprenden nada, y siendo madrugados tan seguido y tan porque sí que les duele el sol y sienten que se los están tomando para la chacota y que para cuándo poder decir sin la náusea) El único que logra decir es el cielo y nos llueve a todos (lluvia acá significa alivio, como cuando la parrilla está hirviendo y se la sumerge en agua)
A la lluvia vos la concebís de la misma forma que yo (pujando) con el mismo sudor y las mismas ganas de que deje de doler el vientre (Y así estamos bien) La lluvia dice todo lo que nosotros escupimos. (Estamos bien) Nos dejamos madrugar, pero estamos bien (en cualquier caso, estamos por estar bien.) Yo sé que sonreís porque pensás que mientras siga lloviendo no hay nada de qué preocuparse, y vos sabés que estoy de acuerdo (pero hay veces que no alcanza casi nada)
Pongo el agua en la pava y la pava en el fuego (y el fuego le pone burbujas al agua) y yo con el agua te preparo un café. Revuelvo (yo también me revuelvo). Quiero con toda la cuchara (y lo que la cuchara implica) diluírme (porque estoy imbebible y gorda y podrida). (Ya) no puedo decir “esta soy yo”. (Ya) no puedo decir (pero hablo). Escupo. Escupo escupo escupo.Entonces, revuelta (el estómago, las ideas, los zapallitos) me doy cuenta: no necesito revolver nada para diluírme. (revólver). (Para diluírme) necesito asomarme un poquito más a la ventana.

4 comentarios:

Leftraro dijo...

(una risa)

Ary dijo...

Escupo. Del excupir excupor excubilo.
No es ASI., es escupir pero en realidad es el escupitajo que queda en el lugar y nosotros subimos bajamos movemos como un mundo acuoso lleno de agua y bichitos que hacen la digestión de la comida, es decir por si no lo entendiste, escupo, el centro del universo es la escupida y todo los otros meros objetos de la visión y mentales varias son objetos en el movimiento de va y viene cucharón, es ASI se mueve y se aplasta en la baldosa caliente. Lo miras te mira nos miramos y otra cosa, es otra cosa, cosas pegoteadas que no logran ser unamisma.
Unamisma como una o uno, es decir yo, mira te digo que no sé quien sabe quién pu-e-d-e deciryosoyloquesoyesomismo, en resumen unamisma escupida como la del otro que te la tiró en la cara, que asco, no se hace, no lo hago, bueno, en el fin se evaporo el universo de los millones de movimientos escupidos en la baldosa. Cagamos.

Un Frihol dijo...

afuera te esperan (nosotros te esperan) reconstruirte

(sin ojeras)

Leftraro dijo...

una