lunes, junio 9

Quince años

En el inframundo se comen los brazos de los hombres como vos, cocinan las piernas de las mujeres como yo y mastican constantemente tiras de músculo y carne y escencia. Tiran las verdades como si fueran menudencias. Rompen los canales como si fueran cordones. Con los cordones umbilicales hacen matambre. En el inframundo se comen a los hombres como vos, vomitan a las mujeres como yo. Y fuman los pulmones de adentro haciafuera de afueraciadentro. Nos encierran en bronquios. Cortan la sangre como si fuera crema y hacen productos lácteos O +. Pero nosotros la sangre la tenemos en punto de hervor, y tejer resulta más fácil. Y menos frío.
En el inframundo cosen las bocas de los hombres como vos, hierven los ojos de las mujeres como yo. Les gusta por sobre todo ( y se babean cuando lo piensan, se babean el mentón, se ponen ansiosos, se ponen locos) comernos crudo el ser. El ser destilado en la boca del estómago hecho bolita. En el inframundo viven de plastificar a los hombres como vos (pero) tengo una escalerita y
por los próximos quince minutos
respirás.

3 comentarios:

Leftraro dijo...

no lo lei, pero quiero decirte que me digas de donde averguaste lo de los dios que rigen el mundo segun los hindues y par de rollos mas,

Ary dijo...

Ay como no me gustan las menudencias
ni el pollo
ni la carne
ni el pescado.
Bueno sí, a veces tengo ganas, pero no las como. Eso sí, me compré una estufa de mica que anda de lo lindo.

Ary dijo...

Dar una pequeña felicidad produce pequeñas y contagiosas felicidades que a su vez... ¡plop!